Blog

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

Las cifras del Café Mexicano.

Categoría del Blog: Gastronomia Operaciones Sibaris Fecha: hace 3 semanas 109

El campo mexicano, como muchos ámbitos de la economía en México, es un sector de contrastes. Este contraste se puede hacer notar en el desarrollo a escala regional, en el estadio de desarrollo de los productores y en la productividad y competitividad de los productos.

Un caso particular que merece atención es el café, donde México ha pasado de producir más del doble de lo que consume (1.69 millones de toneladas en 2003) a producir casi solamente lo necesario para cubrir la demanda nacional (0.82 millones de toneladas en 2016), siendo 2016 el primer año en que México ha sido deficitario en este producto.

A la par de la caída en la producción, la demanda ha venido incrementando sustancialmente en la última década, tanto en el consumo a nivel global como a nivel nacional. Entre 2003 y 2016 el consumo en el mundo creció a una tasa promedio anual de 2.2 por ciento. En la misma sintonía, en México el consumo per cápita ha pasado de ser de 840 gramos en 2005 a 1.4 kilogramos en 2017 en 2017. La demanda ha sido impulsada principalmente por el mercado millenial, tanto en su consumo en hogares como en las cada vez más crecientes cadenas de café.

Para 2017 y 2018 se logró observar una recuperación en la producción. Los datos de 2017 muestran un crecimiento de 1.37% respecto al año anterior, logrando cerrar el año en .83 millones de toneladas. Por su parte, el reporte del avance de cosecha a junio de 2018 refleja una producción de .85 millones de toneladas lo que representa un aumento del 2% en el volumen de la producción anual.

Estas cifras se encuentran lejos aún de las proyecciones de SAGARPA, y a estas alturas del año parece difícil que se logre la meta de 2,5 millones de toneladas en producción cafetalera, tomando en cuenta que gran parte del cultivo se levanta en los primeros meses del año.
SAGARPA, en su documento de Planeación Agrícola Nacional, preveía que para 2018 se lograra un repunte importante para cerrar la producción en 2,52 millones de toneladas. Acorde con esta tendencia, las estimaciones oficiales prevén que la producción siguiera al alza, lo que significa que alcanzara niveles de 3,15 y 4,70 millones de toneladas en 2024 y 2030 respectivamente. La estrategia del actual gobierno ha sido la de incrementar la producción de café y fomentar la diversificación de las exportaciones en condiciones competitivas.

Por su parte, AMLO ha planteado desde su proyecto de nación presentado a finales de 2017, un Programa de Rescate al Sector Cafetalero cuyas metas son más moderadas que las de la administración saliente. El planteamiento del equipo de Andrés Manuel proyecta la posibilidad de que en los próximos años se logre una producción de 1,38 millones de toneladas y para 2024 se logre llegar a una producción que ronde alrededor de los 2,11 y 2,28 millones de toneladas.
Para lograr lo anterior, el equipo de López Obrador ha planteado 2 objetivos generales:
1.    Establecer una política de Estado para el rescate del sector cafetalero mexicano que valorice y potencie su enorme contribución económica, social, ambiental y de seguridad nacional.
2.    Reposicionar su ventaja competitiva como país productor de café́ arábiga lavado bajo sombra, así́ como cafés de especialidad y orgánicos, tanto para el mercado interno como para la exportación.

Tres estados concentran casi el 80% de la producción de café mexicano: Chiapas con el 40%, Veracruz con el 23% y Puebla con el 15%. Destaca también el caso de Oaxaca con alrededor del 8% de la producción nacional. Aunque las visiones presentadas prospectan un futuro diferente para la producción, ambas contemplan que México pueda alcanzar un amplio superávit que podrá ir creciendo con el tiempo. Lo anterior, generaría un gran excedente de café para vender al mercado internacional a un muy buen precio.


De acuerdo con información del Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera SIAP, el Precio Medio Rural del café al cierre de 2017 fue de $5,872.34 pesos por tonelada, mientras que el precio internacional para la variedad Arábiga Mexicano (la variedad más sembrada en México) es de $50,934.88 pesos por tonelada (a precios y tipo de cambio del 30 de agosto de 2018). Lo anterior significa que el café mexicano se podría vender en el mercado internacional a un precio hasta 8.6 veces mayor. Por tanto, se vuelve imperativo que México pueda regresar a tener un amplio superávit y aprovechar las ganancias de exportar este producto.

Vender el producto excedente a precio internacional del día de hoy representaría más de 62 mil millones de pesos, cifra superior al presupuesto de egresos del estado de Chiapas de 45 mil millones de pesos.
Actualmente el mayor destino para la exportación de café es Estados Unidos, que ocupa más del 60% de las exportaciones. Otros destinos del café mexicano son España, Bélgica Alemania, Canadá, Cuba y Japón. Un mercado todavía poco explorado para el producto nacional es el chino, que se prevé tenga un crecimiento de 126% en los próximos cinco años, lo que abre una muy buena posibilidad para diversificar los destinos del producto.

Este artículo cuenta con datos hechos por SIMO Consulting.

Descubre, Degusta & Comparte el café mexicano.