Blog

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

La gastronomía como desarrollador cerebral

Categoría del Blog: Gastronomia Foodie Sibaris Fecha: hace 3 semanas 281

La alimentación es uno de los pocos factores de riesgo de enfermedades neurológicas que está en nuestra mano modificar y controlar, esto lo ha dicho un reconocido científico, el doctor Gurutz Linazasoro, portavoz de la Sociedad Española de Neurología. Los expertos señalan que no hay alimentos mágicos, sino que lo importante es llevar un patrón dietético equilibrado. El patrón dietético que más se ha estudiado es la dieta mediterránea.

De acuerdo a los estudios se sabe que disminuye el riesgo de padecer alzheimer y parkinson, también reduce el de sufrir enfermedades cardiovasculares y  el riesgo de obesidad, que indirectamente también incide sobre la salud cardiovascular. Una dieta mediterránea típica incluye muchos vegetales, frutas, legumbres, cereales y productos ricos en carbohidratos como el pan integral, la pasta y el arroz integral.

También contiene cantidades moderadas de pescado, carne blanca y algunos productos lácteos. Y además utiliza para cocinar y aderezar sobre todo aceite de oliva.Teniendo en cuenta estas recomendaciones, desde el punto de vista del funcionamiento del cerebro hay diversos nutrientes y alimentos muy importantes. 

El sistema nervioso y concretamente el cerebro son tejidos muy ricos en agua pero que también tienen un componente lipídico (graso) muy importante, De hecho, como explican los expertos de la Academia Española de Nutrición y Dietética, más de un 60% de su peso seco está constituido por lípidos, por lo que ciertos ácidos grasos cobran especial relevancia.

Los pescados azules, que se hallan en la mayoría de las cocinas del mare nostrum,  son ricos en el ácido graso omega-3 docosahexaenoico (DHA). Una dieta rica en este nutriente ha demostrado suponer una serie de beneficios, entre ellos un menor deterioro cognitivo y menor riesgo de enfermedades como el alzheimer.

Otros alimentos recomendados son los cítricios y verduras. Son alimentos ricos en vitamina C, que según varios estudios se asocia con un mejor desempeño cognitivo. "Quizás se debe a su función antioxidante y a que participa en la producción de los neurotransmisores —las biomoléculas que se encargan de transmitir la información de una neurona a otra—", explican los nutricionistas. Ocurre lo mismo con los plátanos, ricos en piridoxina, una forma de vitamina B6 que participa en el metabolismo de los neurotransmisores.

El cacao puro y la canela son alimentos ricos en polifenoles, que han mostrado resultados interesantes en prevención del deterioro cognitivo por su efecto antioxidante que protege a las neuronas. Los aguacates, junto con el aceite de oliva y otras fuentes de grasa monoinsaturadas (un tipo de grasa saludable) son interesantes en la prevención del deterioro cognitivo justamente por su riqueza en este tipo de ácidos grasos y también en ciertos fitoquímicos (nutrientes de origen vegetal).

Las nueces son excelentes fuentes de proteínas y grasas saludables también son ricas en un tipo de ácido graso omega-3 llamado ácido alfalinolénico (ALA), que ayuda a bajar la presión arterial y protege las arterias. Esto es bueno tanto para el corazón como para el cerebro, según la Escuela de Medicina de Harvard.

Y como todo bien, también existen sus grandes males y estos son muy fáciles de reconocer - la sal, el azúcar y las grasas trans - que pueden hallarse en una gran cantidad de alimentos procesados. Por eso hay que tomar como ejemplo la dieta mediterránea y como se dice hasta la saciedad, todo con medida.

Descubre, Degusta & Comparte los nutrientes cerebrales.