Guía Sibaris

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

Los flamantes vinos de la casa de subastas Sotheby's

Categoría: Sibaris Wine Foodie Sibaris Fecha: hace 8 meses 1,122

Una de las casas de subastas más importantes, Sotheby's, haya creado su propia cava de grandes etiquetas. Aunque su abanico es amplio, son las botellas más caras las que más llaman la atención. Y son solo las botellas en su catálogo permanente, sin contar subastas excepcionales donde los precios han llegado a superar los 480.000 euros, 17 veces superior al precio estimado por la propia Sotheby's. Por una sola botella.

Subastas aparte, la estrella es la añada de 2005 del Grand Cru Domaine de la Romanee-Conti. A la venta por 24.500 €, este Pinot Noir de Borgoña se elaboró en una finca con mucha historia. Adquirida en el siglo XIII por la abadía de Saint Vivant, su venta cinco siglos más tarde enfrentó a Madame de Pompadour y al Príncipe de Conti, que fue quien se hizo con ella. Hoy sigue siendo un negocio familiar. No es el único vino de esta bodega que la casa de subastas pone a la venta. Una media docena de Grand Cru están disponibles a partir de 1.700 €, con añadas de las dos últimas décadas (el Grand Cru de 2009 se vende por 20.874 €).

Un Château Le Pin es el único vino que se cuela entre los más caros, lista copada por los Domaine de la Romanee-Conti. La añada de 2005 de este magnífico Burdeos vale 4.530 euros la botella, un precio que se entiende, además de por la calidad, por lo exclusivo, y es que este pago es inusualmente pequeño. Situado en el Pomerol, suele ser uno de los tintos más caros del mundo y su producción, muy baja, se elabora en un terreno de apenas dos hectáreas. Los propietarios son los belgas Thienpont, una familia relacionada con el mundo del vino que lo adquirió en 1979 por un millón de francos.

Otro vino del Pomerol, de la famosísima bodega Petrus, es el vino más caro de la bodega de Sotheby's, entre las etiquetas de botellas del siglo pasado. Su añada de 1998, de la que solo hay a fecha de hoy una botella disponible, está a la venta al precio de 3.900 €. Valorado con 99 puntos por los críticos de Wine Spectator, este Merlot es de una cata tan increíble que pocos se resisten a probar un poco. De hecho, los propios somelliers alaban la intensidad al paladar, comparada muchas veces con un Oporto. La producción de esta bodega es limitada, a unas 2.500 cajas de 12 unidades cada una. Fuera de Sotheby's se pueden encontrar botellas aún  más caras por esta añada: 4.895 € en Uvinum.

¿Y los vinos españoles? No son muchas las etiquetas de este país presentes en la cava de la casa de subastas. De hecho, en la sede de Nueva York no llegan a las 40, de las que solo siete superan los 300 euros de precio por botella. Destaca la cosecha 2016 de Pingus, un Ribera del Duero del que Sotheby's cuenta con seis botellas, a un precio de 1.000 €/u. De hecho, es el único vino español con cuatro cifras.

Otro Pingus, el de 2013, es el segundo más caro, por unos 800 €/botella. Como ocurría con los franceses, es un vino de pagos pequeños, un Grand Cru elaborado por Peter Sisseck en Quintanilla de Onésimo (Valladolid). Esta bodega artesanal está considerada de las más exclusivas de España, aunque también cuenta con líneas más asequibles: Flor de Pingus y PSI.

Aunque llame la atención, no son los Riojas o los Jerez los que destacan en la bodega de Sotheby’s, sino los de la Ribera del Duero. Y es que, detrás de los Pingus, se encuentra la emblemática bodega Vega Sicilia. Fundada en 1864 en Valbuena de Duero (Valladolid) por Eloy Lecanda, quien plantó 18.000 sarmientos de diferentes variedades de uva, está considerada una de las más lujosas del mundo. En la casa de subastas está presente con un Unico Reserva Especial lanzado en 2019. A un precio de 585 €, de esta combinación de Tempranillo y Cabernet Sauvignon solo hay tres botellas disponibles.

La presencia riojana se ciñe a la bodega Artadi, que ha colocado diferentes añadas de su El Pisón en el catálogo. La viña de este mismo nombre comenzó a elaborar vino en 1945 en Laguardia (Álava) y con apenas 2,4 hectáreas, donde solo crece uva Tempranillo, se bastan para producir uno de los llamados vinazos de la región.

Está en una pequeña depresión protegida por una barrera natural de piedra y sus caldos se definen como enérgicos y complejos por los entendidos. Con un precio por botella de 330 € aprox., las añadas de 2016 y 2013 son las que se cuelan en la bodeguilla. No es necesario esperar a una subasta para hacerse con alguno de los vinos de la firma, ya que cuenta con su propia plataforma online de venta. Eso sí, las auténticas maravillas suelen reservarse para días especiales.

Se demostró el pasado julio cuando se subastaron rarezas como varias botellas doble mágnum de grandes casas de Francia o una caja de Château Haut Brion de 1989 con 12 botellas (23.680 €). En total se vendieron vinos por 2,2 millones de euros, demostrando que la buena salud del vino de lujo es imparable.

Descubre, Degusta & Comparte los vinos subastados.