Guía Sibaris

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

Adquiere tu boleto para una cata de altura, ¡en la estratosfera!

Categoría: Sibaris Wine Foodie Sibaris Fecha: hace 9 meses 3,566

Los vinos, a pesar de ciertos pronósticos que infunden temor en cuanto a la pérdida de hectáreas e incremento de la temperatura, siguen manteniendo interés en el mercado de los consumidores. Por eso, los productores crean campañas mercadotécnicas que tengan atractivo para los potenciales compradores, buscando innovación en esas propuestas, y hay que admitirlo, los costos no son muy asequibles.

Y quienes mejor que los franceses para impulsar una de sus industrias icónicas.

En el país galo ha nacido un proyecto que ha sido bautizado de manera atinada, Celeste, que no es otra cosa que un lujoso globo aerostático que se elevará, literalmente, hasta la estratósfera. Este artefacto es impulsado por helio y será un modelo de última generación, y alcanzará esta celestial frontera en un lapso de una hora y media de viaje.

El motivo para este nuevo viaje espacial no es otra que realizar una cata de vinos franceses de alta gama, donde se podrá degustar Gran Cru entre varios estilos más. La experiencia tendrá un precio de 130 mil dólares por persona y en preventa, y esto sólo por ser el vuelo inaugural. Una cosa a resaltar es que la capacidad de la exuberante cabina es para 8 personas, y dos de esos asientos son para los pilotos.

Y otro lugar es para un renombrado y laureado Sommelier, del cual todavía no se ha revelado su identidad, pero no hay prisa para ello ya que el despegue se realizará hasta el 2025. Cuestión que debe ser bien planificada, aunque este no es la primera incursión para la compañía que organiza el ascenso. Zephalto son los creadores del concepto, quienes se han apoyado con el Centro de Estudios Espaciales de Francia, que lleva años desarrollando globos estratosféricos.

La opulencia está garantizada por el diseño del arquitecto e interiorista Joseph Dirand, que en su curriculum se pueden ver trabajos para Givenchy, Balenciaga y más. La visión y talento de este profesional hará más placentera la odisea de tres horas, ida y vuelta, donde se beberá y comerá alegremente en un entorno de una cabina perfectamente presurizada que brinda las mejores condiciones de comodidad y seguridad, evitando que se cuele el frío de los 55 grados bajo cero que hay a esa altura.

Sólo resta decir que la cata, a pesar de la guía y conocimiento del Sommelier - y con base en estudios previos – pudiera ser una probatura que no cubra las expectativas de los catadores, ya que la presurización de la cabina afecta la percepción de lo que se come y bebe.

Las fosas nasales se ven afectadas por la sequedad del aire de la cabina y dificulta la apreciación de los aromas y sabores del vino, más por aquellos que sean complejos y sutiles como el mencionado Gran Cru. La fruta y el dulzor del vino tienden a ser suprimidos y la acidez se exagera en sobremanera. Repetimos, esto de acuerdo a estudios y experiencias dictadas por anteriores Sommeliers que ya han realizado este tipo de catas de altura.

Aun con todo lo anterior, no podemos negar que se trata de una vivencia única e irrepetible que pocos tendrán si se atreven a pagar esa factura y no tengan fobia a las alturas.

Descubre, Degusta & Comparte los vinos estratosféricos

Nota importante. Las imágenes que aquí se muestran son con fines informativos e ilustrativos, sin ánimos de lucro. Todas tienen su respectivo copyright, los cuales no poseemos.