Guía Sibaris

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

El covid y el efecto en los enólogos

Categoría: Sibaris Wine Sibaris Wine Fecha: hace 6 meses 1,794

Una de las principales características del Covid es la pérdida del olfato y del gusto, lo cual, en la industria del vino, se convierte en un verdadero problema. No sólo afecta a los enólogos, sino a los laboratoristas, a los críticos del vino, los sommeliers, para quienes trabajan en esto, es muy serio el tema.

En Francia, por ejemplo, se está planteando una vacunación prioritaria a aquellos que trabajan con la nariz, como, por ejemplo, los perfumistas. Al perder el olfato, se atrofia un sentido y es tomado como una discapacidad. En Argentina ya es un problema laboral muy fuerte, más en la emblemática región de Mendoza, donde se hallan una gran cantidad de bodegas.

No se trata de un caso aislado: decenas de sommeliers y enólogos se enfrentan a diario con esta situación y, hoy, piensan en elaborar un petitorio al Gobierno de Mendoza para estar dentro de los grupos prioritarios para recibir la vacuna en la provincia. Lo cierto es que se trata de una traba más a una industria que recibió golpes en los últimos meses. Desde diciembre de 2016, el precio del vino embotellado cayó un 54%, lo que, claramente, afectó la demanda de uvas de gamas medias.

El Covid afecta de lleno a la industria y, en particular, a aquellos que trabajan con el gusto y el olfato. Pero al parecer, por ahora, dada la situación epidemiológica, las empresas no están planteando una prioridad para la vacunación, a pesar del pedido de los trabajadores del rubro.

La pérdida de olfato y gusto afecta. Eso es indiscutible, hay muchos casos dentro de las bodegas. Pero, normalmente, los técnicos y enólogos forman parte de un equipo, por lo que se los aísla y se sigue trabajando con el resto en la producción del vino. Hoy, hay entre 100 y 150 enólogos que trabajan en las principales bodegas del país. Ahora, son muchos más los que trabajan en los equipos para la elaboración de los vinos. Desde técnicos, personal de laboratorio, hasta críticos.

Los especialistas entienden que, en un contexto de desborde sanitario, es difícil ser escuchados para tener prioridad a la hora de ser vacunados. Las más afectadas son las bodegas más chicasque cuentan con equipos más reducidos y que, muchas veces, una nariz es el corazón del producto.

Un problema que aqueja a todos los países productores de vino, incluyendo el nuestro. Sólo que algunos de ellos si le han puesto preocupación y solución más que otros, como hemos comentado el caso de Francia.

Descubre, Degusta & Comparte el nuevo problema para el vino