Recetas

Los secretos culinarios de nuestra comunidad foodie

Salmón satay con salsa pesto y picante

Categoría de Receta: Pescados y Mariscos Autor: Foodie Sibaris Fecha: hace 7 meses

120 minutos 2 porciones

Tailandia y sus mejores platos culinarios

Ingredientes

- 200 gr. de salmón
- 2 unidades de lima
- Sal al gusto
- Pimienta negra al gusto
- Chile al gusto
- Chile rojo en polvo, una pizca
PARA LA SALSA:
- 1 / 2 ramillete de albahaca
- 10 ml. de aceite de oliva
- 1 cuchara de piñones
- 25 gr. de queso parmesano

Instrucciones

- Lo primero que has de hacer es poner a macerar los lomos de salmón cortados en dados, de esta forma irán tomando el sabor de los condimentos y los tendremos listos y bien sabrosos a la hora de ponerlos en la parrilla o sartén.
- Para el aderezo ralla la piel de la lima -sólo interesa su parte verde ya que la blanca daría un sabor amargo.
- Corta las guindillas en trocitos pequeños -la cantidad ira en función de tu gusto por el picante-, seguidamente mezcla en un bol la ralladura de la lima, los trozos de guindilla, la sal, la pimienta y un poco de aceite de oliva.
- Remueve todo el conjunto para que se mezclen bien los ingredientes y se diluya la sal e introduce en el bol los lomos de salmón.
- Frótalos bien con el aderezo para que se queden impregnados por todas sus caras, y déjalos reposar en la nevera, durante una hora.
- Aprovecha el tiempo de maceración del salmón para preparar la salsa pesto.
- Deshoja la albahaca, solo emplearemos sus hojas, pela los dientes de ajo y retírales el “corazón” para que resulten menos indigestos y ralla el queso parmesano.
- Introduce todos estos ingredientes, junto con los piñones, el aceite de oliva y la sal en un recipiente alto y bate con la ayuda de una batidora eléctrica hasta obtener una mezcla uniforme y espesa.
- Una vez macerado el salmón, ensarta los dados en brochetas.
- Una vez las tengas listas, cocínalas a la plancha, ésta ha de estar bien caliente y solo cubierta con una fina capa de aceite.
- Presentación. Cuando tengas el salmón dorado por todas sus caras, retira las brochetas a un plato y cúbrelas con la salsa pesto o bien ponla en un bol al lado para que, quién quira, moje las brochetas en la salsa.