Guía Sibaris

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

Una novedad muy gourmet está por recorrer La Route des Vins

Categoría: Gastronomia Sibaris Editorial Fecha: hace 6 años 8,257

Los postres, el café y los vinos son una parte fundamental de cualquier bistró que se precie de serlo; estos ingredientes son fundamentales, ya que representan el acompañamiento y desenlace de una buena velada, el departir con tú familia y/o amigos. Y esos tres factores que se mencionaron al principio son, y han sido concebidos de manera magistral por el país galo, Francia; han sabido intercalar a éstos, tomando parte de uno y de otro para que el resultante sea uno diametralmente opuesto al sabor original e individual, pero a la vez se sienten las composiciones químicas de cada ingrediente.

rutadelosvinos

Se ha escrito mucha tinta y se han propuesto los orígenes modernos de los postres, teniendo como a la máxima referencia al francés Antoine Careme, quien cocino para reyes y reinas, pero siempre le fue fiel al Obispo de Autun, Charles Maurice de Talleyrand; y aventurándonos a decir una insensatez, fue a los refinados gustos del gran estadista que pulió hasta rayar la perfección la presentación de los dulces, sobre todo de los pasteles. De ahí podemos hablar de Brillat-Savarin, llegando a Cesar Ritz y muchos colegas de profesión y nacionalidad; pero lo que nos avoca a Descubrir y con la lógica consecuencia de Degustar, es la esencia de una Marca gastronómica muy importante, que ha puesto su Casa en la Puebla de Zaragoza (o de los ángeles según el partido que gobierne) y le da un reconocimiento a esos elementos, tan así, que realiza lanzamientos con el debido trato a su Carta de Postres e infusiones aromáticas, y respeta lo que mencionamos en esta especie de introducción, por lo que podemos decir que así es La Route des Vins.

La Ruta de los Vinos tiene la acertada decisión de hablar de la historia de sus platillos, así podemos enterarnos de como surgen Las Crepas Suzette, y en estas versiones, corren los guiños de leyenda, que han ido reforzando el porqué del nombre. Pero haciendo de lado estas cuestiones que son muy interesantes, el estreno del menú de La Route, es un muestrario de sabores, consistencias y gustos. Crepas con frutas y nutella, Crepa con mermelada de mora azul, helado de vainilla y chantilly, Crepa tatin (con manzana caramelizada), Crepa con cajeta, nuez y helado de vainilla. Hacemos una pausa para empaparnos con los cafés y tés que vienen con los anteriores y los que faltan por mencionar.

No faltan los de cajón, clásicos atemporales: americano, Express, Express cortado, Doble o Capuchino y con el apoyo de Nespresso, surgen los Ristretto corto, origin, Espresso forte, leggero o lungo forte. Las otras infusiones orientales son englobadas en el Mighty Leaf tea y de ahí emanan los Organic Earl Grey, Bombay Chai, Orange dulce, Chamomille citrus, Organic African Nectar, Chocolate mini truffle entre otros.

Regresando a los comestibles, no se pueden olvidar los fondues y tres ejemplares muy deliciosos se posicionan en una de las partes de la amplia carta, Fondue “café au lait” (chocolate blanco y negro con café negro), Fondue de chocolate negro, el Fondue de chocolate blanco y el Fondue de glace. De los postres aparece el creme brulée (histórico e inigualable), Mousse de chocolate, suflé de mango, chocolate o frambuesa; Tarta de manzana y canela; Tarta de pera y almendras; y la Tarta de manzana caramelizada con helado de vainilla. y que decimos de los helados, son un aporte que nunca dejaran en mal al equipo culinario de la Route des Vins; La Dame Blanche que son dos bolas de helado de vainilla, balsámico de cacao, salsa de vino tinto y fresa con chantillin; también alza la mano el Coupe noissete, dos bolas de helado de macademia, con caramelo de manzana tatin y nueces.

CY

Sabemos que el café y el té se prestan para maridar los platos, pero la bebida por excelencia para estos menesteres son las que vienen de las uvas, y en la Route hay una etiqueta maravillosa, de varietal Sauternes-Barsac y el nombre que se le da al entrar a una botella, es Chateau d’Yquem. Honestamente no hay mucho que agregar, la marca es respetada, elevada una categoría única, que puedes paladear por si sola o maridando alguna de las opciones que la Route des Vins ofrecerá muy pronto y no hay que perderse ningún momento o sabor que ofrece esta digna casa gastronómica.