Guía Sibaris

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

Un vino hecho con música: Ètim

Categoría: Sibaris Wine Sibaris Wine Fecha: hace 9 meses 2,706

Lluís Capdevila es un talentoso pianista y es el artífice de esta idea melómana – vinícola. Un concepto que se le ocurrió estando a miles de kilómetros de su hogar natal. Todo nace de una simple pregunta: ¿Qué pasaría si se le suministrara música a la maduración del vino en barricas?

Junto con cooperativa de Falset Marçà, una hermosa bodega construida en 1919 por uno de los alumnos de Antonio Gaudí, y que se halla en el sur de Cataluña, realizó su periplo musical y, en un lapso de seis años, ya se tienen los primeros resultados de este especial maridaje. Con pruebas científicas concluyentes, así como la degustación de expertos en la materia como el famoso José Peñín, quien, después de realizar la prueba, fue más cauto con sus opiniones.

Los cooperativistas le acomodaron un sitio especial para que Lluís pudiera llevar a cabo su titánica tarea de 500 horas tocando el piano, en un lapso de siete meses. En ese período, las notas, orientadas más al ritmo del jazz, sonaron con especial melancolía, haciéndose, Lluís y su hermoso piano, en un aditamento obligado para quienes ahí laboran, así como los curiosos comensales que hacían el recorrido turístico.

De ese vino musicalizado han surgido casi 2.000 botellas de una edición especial de la marca Ètim, que se comercializan junto a un álbum homónimo de Capdevila con los ocho mejores solos de piano nacidos durante su pintoresco confinamiento.

La enóloga local Marta Ferrer fue la primera en certificar lo que los paladares profanos ya advertían: el vino con piano era superior a la media de los otros barriles. Todo esto lo sustenta un informe del Centro Tecnológico del Vino (Vitec), laboratorio gigante a las afueras de Falset.

Fueron siete expertos, acreditado por el laboratorio, quienes participaron en el estudio, en éste, percibieron mejoras en la intensidad aromática, la untuosidad y la permanencia del vino.

Del interprete podemos decir que es una persona que lleva la melodía en la sangre, muy a pesar de su familia, la cual deseaba que fuera un exitoso abogado. Lo último, y para no contrariar a su familia, lo hizo, obtuvo su licenciatura, así como una maestría en Propiedad Intelectual por la Universidad de Estocolmo. Pero eso no cejo en su intento de ser músico.

Para ello tuvo que cruzar el Atlántico y pelear por una prestigiosa beca, Fulbrigth, de la Universidad neoyorkina Stony Brook. Con 100 adversarios peleando por tal distinción, Lluís se impuso a todos ellos y logro iniciar su cometido. Ahora vive y se desvive por la música, teniendo un futuro prometedor en los lindes de su propio territorio, algo que lo tiene muy contento.

Descubre, Degusta & Comparte el lado musical del vino