Blog

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

Ya hay un vino con chile: El Bastarde.

Categoría del Blog: Sibaris Wine Sibaris Wine Fecha: hace 1 mes 361

Una bodega aragonesa ha lanzado el que, según sus creadores, es el primer vino picante del mundo: Bastarde. El caldo está elaborado con uvas de la variedad garnacha roja cultivada y recolectada en el desierto de la comunidad autónoma, donde se alcanzan en verano casi 44 grados centígrados. El vino extraído se macera posteriormente con chiles habaneros, unos 125 gramos por botella.

No en balde los bodegueros de Gik Live! avisan de que se trata de una bebida "solo para valientes". Sus propios creadores lo presentan como "el vino más picante que la humanidad se ha atrevido a crear" y explican que algunos clientes no han soportado su sabor y han devuelto las botellas, que se venden en paquetes de 3, 6 y 12 envases.

 "Ese obús ardiente" no contiene ni ingredientes artificiales ni colorantes ni potenciadores del sabor y es cultivado, cosechado y criado de forma ecológica. El caldo es presentado por la bodega como un vino excelente para el maridaje con carne. Costillas BBQ, hamburguesas de ternera, carne a la tartára, medallones de rib eye, etc. Sencillamente, sucede algo maravilloso cuando combinas vino picante con platos sangrientos, sugieren. La temperatura ideal para llevar a la copa este reto líquido es la misma que para cualquier tinto: temperatura ambiente.

Gik Live! es la misma bodega que ofrece otros caldos poco convencionales para el paladar y la vista, como el vino azul, una bebida que se obtiene tras un proceso de pigmentación; el vino con té indio, inglés o japonés, este último "el más elegante y único", que nace de la combinación de la variedad nipona Sencha de esta bebida y uvas chardonnay, o las lágrimas de unicornio, un vino rosado de singular sabor.

Su precio no es muy caro, cerca de 11 euros, por unidad, unos 220 pesos de los nuestros, así que podemos acceder a ellos sin desenbolsar tanto. Solo una aclaración, la venta es por packs, en este caso los manejan de tres, seis y doce botellas como ya se había descrito en líneas arriba.

No cabe duda que es grato saber que hay variedad, aunque para algunos puristas no es grato tener este tipo de combinaciones, llamadas extravagantes. Pero para quienes se atrevan, pueden encontrar una manera diferente de probar sus platillos favoritos. En ese rubro, algunos platos tradicionales mexicanos se pueden maridar de excelsa manera; y más por el gusto que tenemos por el chile y sus derivados en la mesa.

Un vino es ideal cuando uno lamenta haber acabado la botella.Roberto Verino.