Blog

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

Una breve reseña de Las Cantinas

Categoría del Blog: Gastronomia Foodie Sibaris Fecha: hace 2 años 3,070

Si hay un establecimiento culinario que ha mutado en diferentes formas es la cantina. Antes eran lugares casi exclusivos de los hombres, lugares llenos de testosterona, mobiliario (pudiera decirse) minimalista; donde la juerga se llevaba a altas horas de la noche. Las Cantinas tienen gran arraigo en México, tan así, que fueron un elemento cultural muy importante. Su influencia se puede ver en varias decenas de películas de la época de oro del cine mexicano.

En ellas veíamos a Pedro Infante cantar de alegría o dolor, éramos testigos de cómo querían robar a Pedro Armendáriz su gigantesca perla o disfrutar del desparpajo de Eulalio González “Piporro”. Y así como la temática de las cintas fueron variando y modernizándose, las cantinas ya no se presentaban como tal; ahora ya tienen cara de bar o discoteca.

Lógicamente, los puristas dirán que las cantinas ahí seguían, en los barrios populares o pobres, en el arrabal del pueblo llano, como uno de sus pocos centros de diversión a su alcance. No hace mucho, esos establecimientos eran satanizados (todavía lo siguen), pero ha habido empresarios que tratan de darle un pequeño giro que las haga más accesibles, por así decirlo.

Hay cantinas que no alteran mucha esa presencia rústica, donde hay mesas, sillas y una barra de atención. No hay rockolas, pantallas gigantes o luces estrambóticas. Lo que si hay es una amplia variedad de bebidas, muchas de ellas artesanales, hay una atención pronta y expedita. Y lo que últimamente las va haciendo más nutridas en la cuestión de cocina.

 Su aspecto culinario es más completo, han dejado las frituras y tradicionales de lado, ahora se ofrecen platillos típicos, botanas que se ven compuestas por alimentos que ya se servían, pero con más refinamiento, ya hay esa cocina de autor; y no hay que olvidar un pequeño gran detalle, la comida es gratuita.

Otras de sus características son, la música que allí existe es entonada por mariachis, tríos de boleros, de norteñas, trovadores solitarios, incluso ya proliferan inspirados poetas que venden sus sonetos al mejor postor. Los juegos de mesa son importantes para tomar un pequeño relax y van de la mano con las bebidas que se encuentran en las manos de los asistentes. Qué decir de sus baños, antes ponían (que se sigue haciendo como tradición y también por una mera cuestión financiera de ahorro) barras completas de hielo o los infaltables limones, todo en pos de aromatizar y gastar poca agua.

Ahora los ves con un mayordomo en su interior (cosa que también se venía haciendo, pero no era tan prolífico ese puesto), éste te proporciona la toalla y te rocía con algún perfume, que, cierto, no es de diseñador, pero disimula bien los humores etílicos.

Estas rejuvenecidas o nuevas cantinas se ven pobladas por mujeres, que no sólo van en parejas, llegan en grupos de puras féminas y en algunas ocasiones llegan solas a tomar un buen trago y comer con tranquilidad.

Las cantinas son receptivas de todos, no excluyen a nadie, a menos que no tengas para pagar. Cada que volteas, cuando se abre la puerta, ves ingresar al hombre de negocios, bien dicen que los mejores tratos se dan en una cantina (o una cama), ves llegar a los universitarios, a los yuppies, frikies, hipsters, darketos, punkeros, rebeldes con o sin causa, al artista popular, al intelectual, a los obreros, oficinistas (Godínez que nos dicen), al ambulante, en fin a todas ellas y ellos.

En Puebla siguen existiendo esos maravillosos centros de reunión como La Terminal, enclavada desde hace 4 décadas o más, en el centro, están aquellas que todavía persisten, las tradicionalistas del Paseo Bravo y omitir a La Pasita es un gran pecado. Pero están esas otras que pueden ser vistas de diferente forma, pero que en el fondo han sido diseñadas para rendir un pequeño homenaje a la madre de todos los antros: Las cantinas.

De ellas podemos mencionar, en Puebla, a The Beer Box Prime, Serrano Sky Bar o Casa Don Sileno. Da link en los nombres y puedes checar sus micrositios en nuestra página y de paso, visita cualquiera de ellas, tanto las modernas como las de antaño, todas ellas, te harán pasar un buen rato de ocio y Degustación alcohólica.

Descubre, Degusta & Comparte la tradición cantinera.