Blog

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

Quita los conflictos internos dentro de tú negocio.

Categoría del Blog: Talento Sibaris Foodie Sibaris Fecha: hace 1 año 2,327

Por eso hay que detectar las posibles causas que alteren el orden diario del establecimiento y más cuando se trata de un giro empresarial como el del servicio, donde las tensiones pueden estar a flor de piel.

Si diriges un restaurante, estoy seguro de que coincidirás conmigo en que la gestión de la plantilla es uno de los problemas más recurrentes en tu negocio. Y es que, las disputas internas derivan, en la mayoría de las ocasiones, en problemas que son más graves por las consecuencias que tienen en el funcionamiento del restaurante que por la incidencia que puedan tener en el servicio prestado a los clientes.

Estamos, pues, ante un tema, el de la gestión de los recursos humanos, tan delicado como crucial para el negocio y al que debes prestar constante atención. Sin un medio ambiente humano en paz y bajo control nada funcionará como debe, te lo aseguro.


Pero, ¿cuáles son las causas que provocan conflictos entre los miembros del equipo de un restaurante? Te relaciono a continuación algunas de las claves que debes evitar si no quieres que se produzcan situaciones indeseadas:

Formación deficiente.

Si quieres que las cosas se hagan bien, tu personal debe tener la formación adecuada. Si no es así, terminarán generándose choques debidos al trabajo mal hecho.

Herramientas precarias o inadecuadas.

Si las sartenes que utilizan tus cocineros han perdido el recubrimiento antiadherente, compra otras, por favor. Es un ejemplo ridículo, lo sé, pero pequeños detalles de este tipo pueden generar malestar y discusiones innecesarias.

Diferencias de trato.

Como responsable de tu personal, tu obligación es tratar a todos tus empleados por igual, en función del cargo que ostentan y de las responsabilidades que deben asumir. Si beneficias a una persona con respecto a cualquier compañero, el conflicto estará servido.

Mala planificación del trabajo.

Es fundamental que cada tarea tenga un responsable en su ejecución y en el tiempo. De otra manera, pueden producirse solapamientos, que una tarea se haga dos veces por dos personas diferentes y que otras se queden sin hacer, dando como resultado problemas, enfados y conflictos.

Jornadas interminables.

Diseña los turnos de trabajo teniendo en cuenta que el personal necesita el descanso suficiente. Reparte la carga de trabajo equitativamente entre las jornadas de  los miembros del equipo y ten en cuenta sus necesidades en cuanto a días libres y descansos.

Salarios ridículos.

Un trabajador mal pagado es un trabajador desmotivado. En el caso de los restaurantes, existe además el agravante de que tu equipo es el que trata directamente con el cliente y los problemas que puedan surgir durante el servicio. Analiza los sueldos y procura adaptarlos a los de mercado. Tampoco está de más que, en épocas de mayores beneficios, los trabajadores lo noten en la nómina. Seguro que te lo agradecerán.

Ya que has leído estas posibles causas, atiéndelas inmediatamente, pero paso a paso, sin tratar de solucionar una cuando no has acabado con la otra. Toma en consideración sus opiniones y / o sugerencias, en serio, si te abres a la escucha, te pueden dar magnificas soluciones que pueden hacer más ligero el trabajo y por consiguiente, mejor servicio y por ende, mejores entradas para el negocio.

Las conductas humanas son difíciles de manejar, pero si la propia se demuestra con apego a la sensatez y raciocinio, ésta se contagia y genera confianza para ir discutiendo inteligentemente sobre las consecuencias descritas en párrafos anteriores. Practica la paciencia, poniendo, como se dice popularmente, buena cara a la tempestad y todos, absolutamente todos, saldrán beneficiados.

Descubre, Degusta & Comparte