Guía Sibaris

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

Los beneficios de tomar una copa de vino nocturna.

Categoría: Sibaris Wine Sibaris Wine Fecha: hace 2 años 4,213

Se ha demostrado que además de estar cargado de vitaminas y nutrientes, el vino posee excelentes beneficios para el sistema inmunológico y el corazón.

“Los antioxidantes en el vino aumentan el colesterol HDL, el cual ayuda a prevenir ataques cardíacos y accidentes cardiovasculares, siendo extremadamente saludable para el corazón, y también mantiene el sistema inmunológico fuerte”, Kristine Arthur, internista en Orange Coast Memorial Medical Center.

Por otra parte, aunque puede que no sea la fórmula secreta para desvanecer los kilitos de más, está demostrado que gracias a su contenido de resveratrol, ayuda a prevenir el aumento de peso, pues convierte las grasas malas en buenas.

Ahora bien, si lo que te preocupa es el riesgo de desarrollar osteoporosis (el consumo excesivo de alcohol se asocia con este mal), varios estudios muestran un aumento de la rotación ósea en mujeres menopáusicas que bebieron en promedio una copa de vino por día.

“Esta rotación ósea es un signo de remodelación ósea, que ayuda a construir un hueso nuevo y prevenir su pérdida y decaimiento”, Kristine Arthur.

Otro de los beneficios encontrados de beber un vaso de vino por las noches es el de ejercitar la función cerebral. De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Columbia, aquellos que disfrutan bebidas alcohólicas en cantidades moderadas experimentan una disminución más lenta de la función cerebral que los no bebedores.

Por último, un estudio islandés, publicado en el portal web “Investigative ophthalmology & visual science” encontró que aquellos cuya bebida de elección era el vino eran un 43% menos propensos a desarrollar cataratas.

Con esto nos queda claro que la ingesta con moderación es un gran apoyo para el organismo, teniendo al vino como una de las mejores elecciones para un mejor cuidado de la salud de quien lo bebe.

“El lenguaje es vino en los labios.” - Virginia Woolf.