Guía Sibaris

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

Los 8 mil años del vino al descubierto

Categoría: Sibaris Wine Sibaris Wine Fecha: hace 1 mes 662

Una excavación arqueológica realizada en la República de Georgia (Europa Oriental) por GRAPE, un proyecto internacional de investigación multidisciplinaria llevada a cabo por la Universidad de Toronto (Canadá) y el Museo Nacional de Georgia, en el que participaron investigadores de Estados Unidos, Dinamarca, Francia, Italia e Israel, descubrió indicios de la producción de vino hace 8.000 años.

En principio, se trata de la primera prueba de viticultura que se ha encontrado en el mundo y que data alrededor del año 6000 A.C., es decir, en el periodo Neolítico también denominado Edad de Piedra Nueva o Pulida situado entre el 7000 a. C. y el 4000 a. C. aproximadamente.

Hasta la fecha, la evidencia química más antigua de la elaboración de vino estaba datada entre el 5400 y el 5000 antes de Cristo, evidencia que se encontró en un yacimiento arqueológico localizado en la cadena montañosa Zagros, en la zona de Irán.



Este último descubrimiento coloca la práctica de elaborar vino unos cientos de años atrás, en una región fronteriza entre Europa del Este y el oeste de Asia. Las excavaciones se realizaron en dos zonas neolíticas de cerámica temprana, en Gadachrili Gora y Shulaveris Gora, a unos 50 kilómetros de Tbilisi, capital de Georgia. Hay que tener en cuenta que en este periodo se dio un invento vital e importante para el ser humano, la alfarería.

Los arqueólogos recogieron fragmentos de cerámica de las dos excavaciones, fueron analizados por expertos de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, para determinar la naturaleza de los residuos presentes en los fragmentos. Hay que decir que este equipo de investigación es el mismo que determinó la primera evidencia de la elaboración de vino antes comentada.

En el análisis se utilizaron nuevos métodos de extracción química con los que se confirmó la presencia de ácido tartárico, compuesto orgánico polifuncional que se halla en la uva y que es uno de los componentes característicos y distintivos de esta fruta. También se confirmó la presencia de tres ácidos más, el succínico (que aparece en la fermentación del vino), el málico (elemento implicado en la fermentación alcohólica), y el cítrico, estos elementos se encontraron en ocho vasijas grandes.

Los expertos creen que se trata de la evidencia más antigua de la domesticación de una vid eurasiática de crecimiento salvaje utilizada en la elaboración de vino. La actual versión domesticada de esta vid se ramifica en más de 10.000 variedades que tienen presencia en todo el mundo, dado que Georgia es el hogar de más de 500 variedades de vino, se sugiere que la variedad de uvas fue domesticada y cruzada en la región durante mucho tiempo.

Gracias a la metodología empleada para la identificación de los residuos de vino y los resultados obtenidos, se han postulado nuevas teorías sobre los orígenes de la agricultura en el Cercano Oriente. Los expertos explican que el potencial hortícola del sur del Cáucaso estaba destinado a conducir a la domesticación de muchas especies nuevas y diferentes, además del desarrollo de nuevos productos como, por ejemplo, el vino.

Esta es una prueba que demuestra la perseverancia del ser humano para continuar con una actividad que se ha afianzado en el gusto de la civilización.

Descubre, Degusta & Comparte la historia del vino