Guía Sibaris

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

La compleja situación de reforestar los campos agaveros

Categoría: Gastronomia Foodie Sibaris Fecha: hace 2 semanas 750

En toda tendencia o bonanza productiva hay un lado negativo, ya que a la demanda no le importan de donde provengan los medios para cumplir con este impulso consumista. No nos malinterpreten, no intentamos crear una critica al sistema, más bien intentamos ejemplificar ciertas crisis que pueden surgir si no hay una buena planeación y equilibrio en la industria. Y más en una empresa que requiere de los materiales que surgen y nutren de la naturaleza.

Esa descripción es lo que está pasando con los productores de mezcal, una situación que ya la ha vivido – y sigue viviendo – el sector tequilero. Por eso, al menos eso creemos, se está a tiempo de tratar de reparar y hacer un control de daños y éstos queden en un rango mínimo para todos los involucrados.

Lo siguiente que vamos a informar es una problemática que ya están padeciendo algunas de las regiones mezcaleras de México.

El estado de Puebla implementó un programa de apoyo a los mezcaleros de la entidad, principalmente en el rubro de la replantación de agaves en aquellos campos que han dado mucho de sí. Tal programa se le conoce como “Impulso Agave Mezcalero” y fue lanzado desde la oficina del ejecutivo estatal de una administración anterior, pero que sigue vigente, aunque con actualizaciones necesarias para su continuidad.

Su objetivo principal es llevar el mezcal poblano a nuevos horizontes en el ámbito nacional e internacional, fortaleciendo la identidad cultural de la región. Desafortunadamente, este plan gubernamental ha sido acusado de tener tintes de saqueo desmedido del agave de la Reserva de la Biosfera Tehuacán – Cuicatlán. Esto debido a que alienta a personas a convertirse en saqueadores del maguey silvestre, quienes hurtan los bienes comunales.

Con ese estigma social, se le suma el señalamiento por el reparto de agaves provenientes de otros estados, lo que a primera vista parce algo inofensivo, pero no se está considerando que esas plantas presuponen un riesgo a la diversidad de especies endémicas de la reserva.

A pesar de que la Secretaría de Desarrollo Rural de Puebla, justifica y comprueba que la adquisición y traslado del agave exterior – principalmente de Oaxaca – es legal, no deja de ser un problema, para ambos lados, ya que, al revisar el porcentaje de compra, este nos arroja que el 90 % viene de Oaxaca y el resto sólo es de un vivero poblano. Esto quiere decir que los terrenos oaxaqueños están siendo deforestados en cierta medida y los de Puebla están expuestos a la invasión de otras especies con su posible carga parasitaria.

Como sea, confiamos en la profesionalidad y seriedad de una organización como la COMERCAM, quienes avalan esta transacción pública.

Con todo ello, los integrantes del Comisariado de Bienes Comunales y Consejo de Vigilancia de Zapotitlán de Salinas han enviado un pliego petitorio al poder ejecutivo de la nación para detener e investigar este fenómeno, y así detener el saqueo del agave silvestre en la Biosfera y alertando por el reparto de maguey de otras entidades, lo que propicia la utilización para siembra en terrenos no agrícolas, posiblemente exterminando la vegetación nativa y endémica.

Pero esto no es propio de Puebla, de acuerdo al investigador de la UNAM, del Instituto de Ecología, Alfonso Valiente Banuet, este procedimiento se hace en prácticamente en todo el país, llevando y trayendo plantas y semillas de un lado para otro, lo que ha construido un conflicto muy serio para todos.

Y es que, desde el análisis de este científico, y situando esta problemática en un punto en particular, se estás asentando las bases para la destrucción sin retorno de la mencionada Reserva de la Biosfera, una zona que tiene un gran peso y valor de importancia en la biología de la nación; ya que sólo la flora de este lugar es una de las más altas, ya que contiene 1500 plantas útiles, de las 7 mil que hay en toda la república.

Y esto no queda allí, también hay daño en la relación simbiótica de los agaves con los murciélagos, polinizadores por excelencia, que, a su vez, son extraordinarios dispersadores de semillas. Otro factor negativo es la depredación de la leña para la cocción y destilación del agave, provocando un doble problema, ya que los árboles que derriban, sirven de sombra y escudo protector para las cactáceas. Y hay más dificultades.

En sus propias palabras, y coincidimos, es un grave error este desplazamiento, más porque México cuenta con el 75 por ciento de los diferentes agaves que hay en todo el mundo. Ya que estamos llegado a un corte de extinción y el sistema colapsará, acabando con la capacidad de regeneración. Esto puede frenarse y conseguir un equilibrio, evitando el monocultivo, desarrollar con los productores locales la producción de agaves con la lógica implacable: un porcentaje de estos cultivos debe quedarse en el campo para cuidar al máximo el ecosistema y los endemismos; el resto, para producir mezcal.

Estamos esperanzados en que sus opiniones, sustentado en estudios científicos, sean tomados en cuenta y se logre salvar la Reserva de la Biosfera y haya más mezcal producido sustentablemente y de exquisita calidad, en todas las regiones donde nace desde hace varios siglos.

Descubre, Degusta & Comparte la salvación del agave endémico.

Nota importante. Las imágenes que aquí se muestran son con fines informativos e ilustrativos, sin ánimos de lucro. Todas poseen su respectivo copyright, los cuales no tenemos.