Blog

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

Estableciendo el precio de las botellas y copas de vinos en el negocio.

Categoría del Blog: Sibaris para Restaurantes Operaciones Sibaris Fecha: hace 5 meses 717

El vino es sin duda una de las ventas que más margen generan al restaurante,  es por ello que calcular el precio del vino es tan importante y con un esfuerzo proporcional pequeño. Pero para generar un margen importante en la venta de una botella de vino es imprescindible ofrecerlo en su correcta cosecha y dar un buen servicio, es decir, copa limpia y adecuada, y en su temperatura correcta de consumo. 

Confeccionar bien una carta de vinos para restaurante es importante, porque el cliente que sea algo conocedor de vinos con solo mirarla  ya puede percibir la profesionalidad del restaurante. No hace falta una carta muy amplia ni muy densa, sino bien hecha: bien ordenada, bien estructurada, pensada en relación a los platos del restaurante y teniendo en cuenta la localización del local. Y bien presentada, sin tachaduras, ni espacios vacíos, ni manchas.

Para poner precio a los vinos de la carta, se suele tomar el precio de coste y multiplicarlo por dos, los más baratos incluso por 3 o 4, y redondeando el precio obtenido. Los vinos de coste de hasta 100 – 150 pesos, se pueden multiplicar por 3 y por 4; los vinos entre 200 - 300, se pueden multiplicar por 2; los vinos que cuestan de 300 en adelante, también se multiplican por 2; y los vinos de mayor precio sufren un aumento de más,  de entre 100 - 150 en concepto de copa y servicio.  Es importante que la copa se adecue al nivel del vino, no sirvan en cristalería barata por eso afecta imagen y también el precio; la temperatura debe ser la adecuada y el servicio debe contar con los mínimos de exigencia para un mesero que tiene un servicio de este tipo, lo ideal es que sea el Sommelier quien atienda directamente.

De esta manera cumpliremos con nuestro objetivo, que es que nuestra bodega tenga rotación, que los vinos se muevan y que el cliente consuma. Porque cuando los vinos no se venden no es responsabilidad de la bodega, ni del distribuidor, ni del vino. Lo más probable es que no hayamos realizado bien la compra o no sepamos venderla, bien por precio, bien por servicio.

Como comentaba, una buena copa es vital para disfrutar de un buen vino. No tienen que ser de lujo, pero tienen que ser decentes. Tener distintos tipos de copas en relación con el tipo de vino sería lo suyo. Las copas más sencillas, para los vinos más económicos, y otras especiales para vinos blancos de un cierto nivel, y otras para los tintos.

Los vinos a copas son  un consumo cada vez más demandado. En este caso, el precio de la botella de vino en restaurante la dividiremos entre 5 para saber el precio al que cobraremos la copa, aunque de una botella puedan salir de 8 a 10 copas de venta. De esta forma nos aseguramos cubrir el coste de la botella. Sin embargo, para poder ofrecer vinos a copas correctamente, es necesario un sistema para dejar la botella bien cerrada, de forma hermética, después de cada servicio. Solo así nos aseguraremos que el cliente disfruta de lo que le estamos ofreciendo. La satisfacción del cliente es nuestro máximo reto.

Todos elementos mencionados son importantes para poder justificar nuestros precios de venta y en la insistencia de siempre, la calidad y calidez del servicio son fundamentales para conseguir esa cacareada satisfacción, porque eso garantiza una larga vida al negocio y en proyecciones futuras, expandir la marca a otras zonas o ciudades vecinas.

Descubre, Degusta & Comparte