Blog

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

Como elaborar un Vino Blend.

Categoría del Blog: Sibaris Wine Sibaris Wine Fecha: hace 2 semanas 198

Cuando nos referimos a un blend, hablamos mucho más que de un simple vino. Se trata de la posibilidad casi infinita que posee el enólogo de combinar distintos componentes y porcentajes de éstos, dando lugar a un nuevo tipo de vino cada vez que se modifican las cantidades por más mínimas que sean, con sus aromas y sabores particulares. Frente a este desafío de crear un vino a partir de la conjunción de varios otros, tenemos tres posibilidades:

1. Desde el inicio: cofermentaciones

Buscando desde el inicio un ensamblaje entre diferentes varietales, tenemos una opción que es la de elaborar el blend desde el principio. En pocas palabras, sería mezclar las uvas cuando las vamos a fermentar. Los resultados son muy interesantes ya que se logran combinar cada característica desde la maceración y fermentación descubando ya el corte. Lo más complejo de esta metodología de trabajo es determinar el procentaje exacto de cada varietal una vez terminado, sobre todo porque cada varietal posee un rendimiento diferente. Se puede lograr haciendo un trabajo y seguimiento minucioso.

 

2. Elaborar por separado y crear el corte al final

Lo que se hace es trabajar con las elaboraciones tradicionales, cada uva fermentada y añejada (si el estilo de vino lo requiere) por separado. Una vez que los vinos están listos (muchas veces pasan a llamarse “componentes”), comienza el juego de preparar distintas opciones para el blend, dependiendo de lo que se busque, cambiando y modificando cantidades hasta dar con el ensamblaje buscado. Para esto se trabaja primero con ensayos. Por ejemplo, se toma una botella de cada vino directamente del depósito donde esté (tanque, pileta, barrica) y con la ayuda de una probeta y una pipeta se van armando distintas alternativas. Si la probeta (como generalemente sucede) es de 100ml, se toma cada ml como si fuera un 1%, entonces si la mezcla que gustó tiene 35ml del componente A, 48ml del componente B y 17ml es del componente C, por ejemplo, entonces a la hora de armar el corte en bodega corresponderá 35% del componente A, 48% del componente B y 17% del componente C.

3. Elaborar por separado, crear el corte al final y añejar

En este caso, los primeros pasos son similares al anterior con la diferencia de que luego de elaborarlo y antes de dejarlo reposar en tanques, piletas o barricas, se crea el corte utilizando la misma técnica. La diferencia puede notarse en el producto final, ya que al pasar más tiempo todos los componentes juntos que forman el blend, sobre todo durante la etapa de crianza, encontraremos vinos más equilibrados y mejor ensamblados.

Solo resta llevar manos a la obra y conseguir las mejores combinaciones vitivínicolas.

El vino abre las puertas con asombro y en el refugio de los meses vuelca su cuerpo de empapadas alas rojas. - Pablo Neruda.