Blog

Reseñas de gastronomía, turismo y eventos

7 razones para no querer ser empleado de tú restaurante.

Categoría del Blog: Talento Sibaris Foodie Sibaris Fecha: hace 8 meses 1,006

Pero la realidad es que la mayoría de los propietarios, directores. Gerentes o como se le llame a la cabeza del restaurante, no tienen experiencia en liderazgo, Gestión Emocional Empresarial o formación en recursos humanos y así es imposible obtener resultados en un restaurante. Los recursos humanos, especialmente los que tienen que ver con camareros, cocineros y el resto de funciones de un restaurante son muy delicados.

Se habla mucho de la falta de preparación de los empleados, pero la realidad es que los empresarios no están a la altura de las circunstancias de lo que demanda un restaurante en el siglo XXI y se cometen errores de base. Ejemplo, el 87% de los restaurantes no tiene un plan de recursos humanos por escrito y tan solo el 12% estarían dispuestos a invertir en formación para sus empleados.

A continuación enumeramos los motivos más comunes por los cuales un empleado ya no quiere trabajar contigo. Los recursos humanos generan un impacto directo en tu cuenta de explotación, así que pon los 5 sentidos.

1. No se corresponde mi categoría laboral al trabajo que realizo ¿Si soy camarero por qué me pones de ayudante de camarero? Si hago de cocinero ¿Por qué figura en mi nómina ayudante de cocina?

Esto es una práctica muy común, poner una categoría diferente en la nómina a la que en realidad corresponde a tu trabajador, es una forma de infravalorar la labor del trabajador, erróneamente piensas que te ahorras algo de dinero y lo único que haces es darle poder a tu trabajador: un arma arrojadiza muy peligrosa. 

RECOMENDACIÓN: Ahorra dinero en otra partida, el trabajador siempre es la mejor inversión vela por su presente y su futuro que en definitiva es el tuyo.

2. Por esos turnos rotativos donde es imposible tener una vida fuera del trabajo o conciliar vida familiar

Planifica unos horarios donde tú trabajador venga fresco y le puedas exigir el máximo cuando el servicio lo requiera. Ejemplo: si cierra a las 2 de la mañana y abre a las 8 es imposible que rinda. 

RECOMENDACIÓN: Si tu trabajador tiene que estar mirando constantemente el reloj es que algo falla, hazlo fácil.

3. Sé a la hora que entro pero no cuando salgo, ¡es desesperante! 

Si quieres que tu trabajador dé lo mejor de él, debes respetar sus horarios. Además tienes un horario de cierre que debes respetar y que viene indicado en tu licencia, es una práctica muy extendida mentir, no decir la verdad u omitir información (es todo lo mismo) al trabajador diciéndole que cierra a una hora y luego hay que sumarle 1 hora más de cierre. 

RECOMENDACIÓN: Hay que ser honesto y transparente, eso genera confianza (te sentirás mejor contigo mismo y con los demás).

4. ¿Cómo voy a ser productivo? No tengo ni un solo descanso en mi jornada

¿Por qué tu trabajador no es productivo? Es una práctica muy habitual hacer la jornada del tirón (sin descansar las 8-10 horas), eso afecta directamente a la productividad y la calidad del trabajo, diferentes estudios universitarios demuestran que tan solo 10’ de descanso en una jornada laboral de 8h tienen un impacto directo en la calidad y la productividad de la jornada laboral de tu trabajador de sala o cocina. 

RECOMENDACIÓN: Debes cambiar de mentalidad, lo importante no es cubrir un turno, es la calidad del servicio durante ese turno esto te diferenciará de la competencia, hará que tus trabajadores estén más felices y concentrados, y por supuesto impactará directamente en tus números.

5. ¿Iniciativa? recibo órdenes como si fuera un soldado.

Este tipo de dirección pertenece a siglos pasados, hoy en día es clave la Gestión Emocional Empresarial, esto proporciona la empatía suficiente para saber cómo comunicarte con tu equipo. Un error muy común es llamar la atención de un error durante el servicio amedrentando al trabajador y generando un ambiente muy negativo. 

RECOMENDACIÓN: Trata a los demás como a ti te gustaría que te trataran, esto es básico, pero no lo hace nadie, ya que por lo general se proyectan las ansiedades, miedos, frustraciones en los demás: “Somos pura proyección”

6. No hay un espacio para intercambiar opiniones, ni una reunión de trabajo

¿Cuándo fue la última reunión que hiciste? Hablábamos de la falta de comunicación arriba, las reuniones son herramientas claves, deben ser periódicas y sobre todo hay que prepararlas. 

RECOMENDACIÓN: Lo ideal es que no excedan los 45’ a 60’ y sobre todo que sean periódicas.

7. No existe ningún programa de incentivos

Es un error muy habitual, no disponer pagar horas extras, no vincular salario a volumen de ventas o rentabilidad, no tener un programa de formación.

Siete pasos que pueden ser repetitivos en cualquier consultoría, pero si los presentan es porque son necesarios para realizar una excelente integración de equipo, recuerda que somos seres humanos y como todos, tenemos necesidades que cubrir, en todos los sentidos. Por eso es bueno escuchar, sabemos que tenemos un plan, pero no se modificara sustancialmente si empiezas a tomar en cuenta las opiniones de tus colaboradores, ya que ellos, desde otra perspectiva, pueden apoyarte o medir que estás haciendo mal o bien.

Siempre recomendamos que aplique una o dos de estas sugerencias y si ven que funcionan, hagan las otras o aquellas que ya hayan contemplado para realizar esa mejora continua que toda empresa requiere. Todo está en ustedes y el nivel de éxito desean, y no sólo hablando de la cuestión financiera, sino en cada campo de tú vida.

Descubre, Degusta & Comparte.